21/2/11

El cebo

Cine Nostalgia: La ternura del lobo
En Cine Nostalgia hablamos esta vez de una de las películas más insólitas del cine español: El cebo.


Dirigida por el húngaro Ladislao Vajda, no es exactamente una película española pues se trata de una coproducción entre tres países: España Alemania y Suiza. 
Cartel alemán de "El cebo"
Pero dado que Vadja por esos años, ya estaba nacionalizado español y había realizado bastantes películas en nuestro país, la mayor parte de la autoría puede considerarse española.


En calidad de exiliado político, Ladislao Vajda era un director mimado por el Régimen, que lo acogió con los brazos abiertos cuando recaló en España, pues le suponía una buena baza propagandística de cara al exterior y procuraba exhibirlo casi como un trofeo arrebatado a las garras del comunismo.

Tras rodar los tres grandes éxitos que le supusieron al cine español de la época su mayor repercusión internacional (Marcelino Pan y Vino, Mi tío Jacinto y Un ángel pasó por Brooklyn, las tres con Pablito Calvo), Vajda tuvo carta blanca para poder acometer la adaptación de “La promesa”, una novela “difícil” (trataba el tema de un pederasta asesino) del suizo Fiedrich Dürrenmatt, que también se hizo cargo de escribir el guión.


Lo “delicado” del tema no fue inconveniente para que le dejaran libertad de acción y Vajda, arropado por los dos países coproductores, trabajó sin que la censura lo fiscalizara. Además, la historia no ocurría en España, algo que no le hubieran consentido por nada del mundo.
Esas cosas pasaban en otros países. Las que sí podían pasar aquí ya las contó en sus anteriores películas, en especial, en las que dirigió para Pablito Calvo.

Aunque la película no era enteramente española, impactó al público que la consideró, con toda lógica, una propuesta insólita de nuestra cinematografía.


El hecho de que los espectadores estuvieran acostumbrados a otro tipo de cine español, supuso que El cebo no llamara la atención más allá de un determinado público erudito, más preparado e inquieto y, aunque no fuera censurada, la Administración la relegó a película de tercera categoría, evitando toda promoción de la misma.

Después de El cebo, se rodaron dos versiones más de la misma novela, siendo la última El Juramento (2001), firmada por Sean Penn e interpretada por Jack Nicholson, la que tuvo repercusión internacional, pero sin llegar ni de lejos a la maestría de la versión de Vajda.

Conviene citar la cantidad de nombres ilustres que intervinieron en esta película, lo que justifica por sí solo su visión. Algunos de los nombres, entonces casi desconocidos, hoy son cineastas verdaderamente importantes


Como actores: Jack Nicholson, Patricia Clarkson, Robin Wright Penn, Aaron Eckhart, Helen Mirren, Michel O`Keefe, Vanessa Redgrave, Pauline Roberts, Mickey Rourke, Sam Shephard, Lois Smith, Harry Dean Stanton, Benicio del Toro... En el Guión: Jerzy Kromolowsky y Mary Olson Kromolowsky. En la Música, Hans Zimmer. y en la Fotografía, Cris Menges.


Me voy a permitir reproducir un comentario sobre El cebo escrito por el filósofo Fernando Savater, liberándome así de la responsabilidad de dar mi opinión, que no podría estar más de acuerdo con lo que él dice, aparte de que mis humildes recursos literarios están muy lejos de su rica prosa y de su lúcida y exacta exposición de lo que supone enfrentarse a esta película tan sorprendente, no ya en el ámbito del cine español de entonces, sino en el cine europeo de cualquier época.

Ladislao Vajda
“Hay películas que no sólo le gustan a uno, sino que -vistas en la mocedad- determinan lo que va a gustarnos en cine el resto de nuestra vida. A partir de ellas, ya sabemos qué buscar como espectadores. Si lo encontraremos después o no, depende más bien de la suerte... y de que nuestro gusto inicial no difiera demasiado del devenir de la industria cinematográfica.
En mi caso, por hablar como diría Unamuno del hombre que tengo más a mano, una de esas películas que sirven ya de ideal para siempre es El cebo (1958). Algunos compatriotas se me enfadan cuando les confieso que mi película española preferida de todos los tiempos está dirigida por un ex-polaco, transcurre toda ella en Suiza y sus protagonistas más memorables son dos actores alemanes y un ginebrino (el gran Michel Simon, que por cierto nació en la misma calle que Rousseau y a dos portales de su casa). Pero yo no tengo la culpa de haber buscado instintivamente desde pequeñito las aventuradas creaciones del mestizaje frente a la sosería monomaníaca de la cultura racial y su fastidioso “aquí somos así”.
El cebo es una película sobria, intensa, angustiosa y compacta. Sin duda pertenece a la media docena de obras maestras que ha dado al cine el hoy tan sobado subgénero de los filmes con serial-killer, cuya lista encabeza El vampiro de Düsseldorf (1931) de Fritz Lang y que cierra (por el momento) El silencio de los corderos (1990) de Jonathan Demme. Está contada con un admirable pulso narrativo: si alguna vez puede decirse verdaderamente que no sobra ni falta un plano es desde luego en esta película. Pero su sólida concisión está hecha de apasionantes contrastes: habla de lo más brutal pero expresa lo más tierno, conserva siempre la serenidad del relato pero suscita un terrible desasosiego, prescinde de efectismos pero nunca de ser efectiva, nos asoma al peor de los abismos y nos reafirma sin aspavientos en la solidez del amor humano, en una palabra: cuenta la verdad del horror sin hacernos perder la fe siempre amenazada en lo que merece la pena de la vida. Nos revela enseguida al asesino pero eso no desmorona la intriga sino que la redobla convirtiéndola en inquietud, como sucede en el mejor Hitchcock o en algunas novelas de Patricia Higsmith.
Destacaré dos aciertos en esta película que acierta de principio a fin. El primero la caracterización psicológica del policía que interpreta con eficaz dignidad Heinz Rühmann. Es un comisario de la escuela ilustre de Maigret, no un sabueso a lo Sherlock Holmes: no encarna la mera represión del delito sino la ayuda justa al ciudadano. Y tampoco retrocede ante la dureza de su trabajo (“un policía nunca aparta la vista”, comenta con desaprobación cuando uno de sus hombres se desmorona ante el cadáver de la niña asesinada), pero conserva integra la sensibilidad ante la desventura y el deber de amparar incluso a aquellos a los que el prejuicio moral margina. Es un idealista con sentido práctico y sin duda con un punto de humor seco, bondadoso. El segundo acierto es el criminal mismo, encarnado por un Gert Fröbe en estado de gracia que sabe despertar juntamente en el espectador sentimientos de miedo, revulsión y piedad. Dijo Kierkegaard que los más terribles tiranos, como Calígula o Tiberio, dan la impresión de haber sido como niños grandes dotados de un caprichoso poder absoluto. También el asesino de El cebo es una especie de niño enorme, asustado de la oscuridad y que se venga de su desdicha martirizando a niñas en las que ve a inocentes culpables de la hombría que no ha logrado desarrollar. Es un mutilado que mutila, un pobre cobarde que quiere darse ánimos sembrando el terror: una fiera desvalida.
Envidio sinceramente a quienes vayan a ver hoy El cebo por primera vez, porque aún conserva intacta su fuerza y su emoción. Pero que ellos nos envidien a los que la vimos hace mucho, antes de tantos derroches de hemoglobina y brutalidad nihilista como luego han salpicado el cine, porque así nos vacunamos contra la tentación de confundir lo chorreantemente crudo con lo emocionantemente auténtico”.
Fernando Savater

32 comentarios:

  1. Una obra maestra del cine español, y europeo, en clave de asesino en serie. Sorprendentemente buena teniendo en cuenta que es española y no es ni de Buñuel, ni de Berlanga, ni de Bardem ;) ... va algo, pero sólo algo de coña. Muy buen post, Scotty, y muy bueno el comentario de Sabater. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Scotty,
    vi "El cebo" de pequeña,no sabría decirte a qué edad,pero me causó un fuerte impacto,ese miedo que hoy busco en los thrillers y rara vez encuentro,ese suspense que te llena de inquietud,no a través de golpes de efectos sangrientos,sino de una tensión que se te mete en el cuerpo justo ahí,cuando se produce el encuentro entre una niña inocente y un hombre descomunal con una mirada que te alguna pista sobre el desorden que reina en su cabeza.
    Pasados los años,la volví a ver y no me causó tanto pavor,está claro que la edad es un factor,sin restarle méritos a esta "rara avis" del cine español.Por otro lado,intentaré ver "El juramento" sólo por el reparto,ya tengo curiosidad.
    abrazo

    ResponderEliminar
  3. Excelente la información sobre ésta película, quisiera ver la cinta original y también la versión de Sean Penn con Jack Nicholson, aunque me decanto por la primera, un cine más libre y creativo teniendo los remakes la siempre dificulatd de superar la idea originaria. Savater escribe fácil pero con entusiasmo que se impregna. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices, una auténtica rareza.Sólo hay que compararla con las películas que por aquel entonces hacía Vajda en España. Una película a reivindicar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí cómo dice Troyana yo también la vi de pequeña y al ver la primera foto de tu entrada...he sentido cierto estupor.

    Los blogs de este tipo llevan mucho trabajo y tiempo.
    Y sólo tienen una recompensa la satisfacción de saberse leído y comentado.

    Haciendo el comentario extensivo os diré que os
    admiro.

    ¡¡Ey Scotty, qué has ganado el concurso de Crowley...pero claro sois una panda listos del cine...!!

    Saludos
    ;)

    ResponderEliminar
  6. En mi opinión Ladislao Vajda lo bordó en "el cebo" alcanzando un ambiente que navega entre el típico cine negro (del bueno) y el suspense Hitchcockiano. Una joya para el cione español totalmente irrepetible. Grande Vajda.

    ResponderEliminar
  7. Una obra maestra.Una pelicula siniestra.Cuando he visto la imagen del actor que encarna el papel de asesino ,me ha venido a la memoria que esa pelicula la vi siendo pequeña y me impresiono mucho.
    Enhorabuena por la información de esta pelicula que me impacto y aun la recuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno tu blog y gracias por pasar por el mío. Soy periodista y una vez al mes tengo una colaboración de cine con Darío Armando Flores Soria, él es académico de la Universidad de Guadalajara y forma parte de la Red de Investigadores de Cine: www.redic.org
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Javi, muy buen comentario de Savater... que hizo ya hace algunos años. Curiosamente ahora está en boca de todos por unas sorprendentes declaraciones sobre ETA. Un hombre, en verdad, bastante desconcertante.

    Bueno, ya vemos que no sólo e Buñuel Bardem y Berlanga (las tres bes) salieron buenas películas.

    ---------------

    Troyana, no debe ser lo mismo ver la película con 10 años que con 30 por ejemplo. Pero, en la fecha de su estrenos estaría prohibida a menores.

    La de sean Penn la vi hace algún tiempo. No me pareció mala, está bien... pero no es El cebo.

    --------------

    Mario, sería interesante ver las dos películas una detras de la otra. A veces yo hago ese ejercicio. Con remakes, diferentes adaptaciones de libros que no son remakes de películas..

    ----------------

    Eloy, efectivamente, comparar
    Marcelino con el Cebo y saber que la ha rodado el mismo director, provoca estupor. No porque una película sea mala y la otra buena. Son dos grandes películas con temas tan opuestos... Gran director Vajda (Ladislao). Y también Andrew, por supuesto....

    --------


    Anele, no sabes cuánto trabajo da mantener razonablemente "alimentado" un blog como el mío. Hay veces que estoy por tirar la toalla pero... leer a personas como tú, como todos los que entráis al blog, me estimula a seguir.

    Ah, no he ganado (todavía) el concurso de Crowley, jejej...

    -------------

    Marcos, Vajda era tan bueno que todo le salía bien (al final, como casi todos, decayó bastante)y hasta hizo un "western" a la española, que es bastante potable, con bandoleros y trabucos que se titula Carne de horca.
    ---------------

    Anelva ¿te dejarosn entrar al cine tan pequeña?. Estaba prohibido, seguro que te colaste.

    Me alegro de que aprendas cosas por aquí. Por eso merece la pena seguir...

    Un abrazo.
    ----------------

    Laura, gracias, tu blog tampo está nada mal. Qué digo nada mal... es estupendo.

    Entraré a leer a Darío Armando Flores Soria. Tomo la dirección.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En la Wikipedia uno obtiene la misma información sobre la película y con mejor gramática.

    ResponderEliminar
  11. Como creo que te comenté, yo vi una versión televisiva italiana a color, que de niño me impactó. La original me parece una estupenda película... No he visto la versión que hizo Sean Penn, pero un amigo me la ha recomendado en varias ocasiones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Estimado anónimo:

    Que en la Wikipedia se obtenga la misma información que en este post ¿es un reproche o un halago?. Supongo que las cosas son como son, en la Wikipedia, en el María Moliner y en el Espasa. Sea lo que sea (reproche o halago), me haces un gran honor molestándote en opinar. Gracias.

    En cuanto a mi gramática, totalmente de acuerdo contigo: es lamentable, y ya lo digo yo en el texto. David, que es un gran amigo y se preocupa por mi "reputación" como escribiente, se harta de corregirme y gracias a él mejoro bastante. El David al que me refiero es el David que ha dejado comentario justo aquí arriba. Gracias, David, por tu paciencia.

    Y, por favor, no te escondas en el anonimato cuando tengas que decirme algo que supongas que puede molestarme. Qué va... Lo único que pasará es que tomaré nota e intentaré hacerlo mejor en adelante.

    Un cordial saludo, amigo anónimo.

    ResponderEliminar
  13. David, no recuerdo ese comentario. Lo que sí recordé después de hacer esta entrada es que en el blog de Pepe Cahiers se había hablado de esta película. Creo que dejé allí algún comentario (Pepe, si me lees, no ha sido mi intención competir contigo) ;)

    Yo sí que vi la versión de Sean Penn pero recuerdo que no paraba de compararla con la de Vajda. Y las comparaciones siempre son odiosas. tampoco era un remake. Penn se basaba en el libro y no en El cebo.

    Un abrazo. Y, por favor, hazme las correcciones pertinetes que si no, ya ves, pasa lo que pasa. ;)

    ResponderEliminar
  14. Sr., Anónimo como seguidora del Blog de Scotty,consultaré en la Wikipedia el día de tú santo, aunque me parece que será DON PERFECTO.... Y la proxima vez que lo hagas aqui o en otro blog sé valiente y pon tú nombre.

    ResponderEliminar
  15. Estimada Anelva,
    Cuando acentúes correctamente podremos iniciar una discusión tú y yo, de momento me parece ridículo...

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo, compa Scotty, que ví esta peli cuando la emitieron, hace ya algunos años, en el programa de Garci de la 2 de RTVE, y me impactó enormemente (en mi blog anda suelta una reseña extensa que escribí sobre ella, al hilo de ese visionado). No la he vuelto a ver después, pero no creo que me fuera a impactar menos que en aquella ocasión; en cuanto a la versión de Sean Penn no la he visto, no sé si tanta acumulación de talentos habrá ligado en un producto solvente. En cuanto al texto de Savater, como bien se ha apuntado en comentarios previos, transmite entusiasmo e induce a lanzarse por la peli; pero tu prosa no es tan mala, compa, así que no te cortes en extenderte con ella, que tus lectores bien la vamos a valorar.

    Un abrazo y seguimos trasteando.

    ResponderEliminar
  17. Sr., Anónimo,me da la impresión que eres una persona prepotente y que disfrutas amargando a la humanidad.
    Que seas feliz ,yo, ya lo soy.

    ResponderEliminar
  18. El mayor logro de un blog, sin duda alguna es tener un Troll.

    ;)

    Scotty a partir de este ahora, procuraré comentar todo aquello que leo.

    ResponderEliminar
  19. Hay una escena que me impresionó mucho: los policías dan una brutal paliza a Michel Simon, principal sospechoso, que se suicida al no poder soportar más malos tratos. Esto era algo muy inusual en el cine de la época, el público no se identificaba tanto con los policías (los buenos) por la brutalidad de sus métodos dejando al espectador muy descolocado. Borgo.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, amigos, por algunos de vuestros comentarios. Hay cosas que NO tienen ninguna importancia y por eso mismo no hay que dársela. Pasemos a otra cosa.
    --------------------

    Anelva, un cariñoso abrazo.

    ---------------------


    Manuel, me gustaría mucho leer tu reseña ¿Cómo la busco en tu blog?

    Es verdad que Sean Penn se arropó bastante bien a la hora de rodar El juramento. Se nota que es querido por sus compañeros. Algunos ya eran famosos, pero muchos todavía no lo eran tanto.

    Entraré a tu blog a buscar ese post, pero si me facilitas las cosas... ¿Por qué no me pones aquí el enlace? :)

    Un abrazo.

    -------------

    Anele, eres un encanto! A partir de ahora te voy a "soplar" los títulos de los carteles, jajaj!!. Que nooo... que hay que ser legal con todos los que juegan... ¡Pero te lo pondré fácil! ;)

    Un abrazo.

    -----------------

    Borgo, toda la película es inusual para una época en la que había tantos tabúes que aquí se rompen. ¡Y lo hacía nada menos que el director de Marcelino!. Muchos quedarían perplejos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Me aclaro, no hay que olvidar que la primera película siempre es importante por ser el primer intento, "el Cebo" tiene un comienzo privilegiado, la película de Sean Penn puede ser mejor, sobre todo al tomar la historia de un libro, hay mayor libertad de hacer algo distinto porque las personas obserban diferentes partes de cara a una lectura, yo mencioné el remake de una película que es donde dejo mi crítica negativa, no suelen ser mejores las segundas versiones pero sacadas de un libro es otra visión, también con el remake de una película hay también oportunidades no hay que cerrarle la puerta a la posibilidad aunque no sea lo común pero resulta más alentador con respecto a resultados un remake de un libro por ser más amplio. Por lo tanto ambas puede ser excelentes sin mebargo es complicado que así sea porque cual será la mejor postura, tendré que verlas y saberlo, esperaré encontrarlas. Un abrazo.

    mario.

    ResponderEliminar
  22. Escribí mal la palabra observan que se escribe con "v", lo envie muy rápido. Ya está. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  23. Envié lleva acento, otro error, ya no molesto. Irrita pero hay que escribir bien. Un abrazo.
    Mario.

    ResponderEliminar
  24. Compa Scotty, aquí va el enlace: http://globmanuel.blogspot.com/2007/02/el-cebo-es-geschah-em-hellichten-tag.html. En todo caso, para localizar reseñas críticas, tanto en mi blog como en otras cibercasas (de cualquier peli), hay dos opciones, con su widget correspondiente: un menú desplegable, bajo el título de MUCHAS PELIS!!!, y un buscador general. Gracias, en todo caso, compa, por tu interés, y espero que la reseña esté a la altura.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  25. Mario, no considero la película de Sean Penn meejor que la de Vadja, ni por asomo. Es una película correcta, sí, pero El cebo es de esas películas-milagro que uno no sabe muy bien como se producen.

    Tiene que ver las dos, eso sí.

    Y no seas tan quisquilloso con lo que escribes. Todos tenemos errores al teclear o nos olvidamos de algún acento. ¡¡Qué te voy a decir!! jajaj ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Manuel, ya me he pasado por tu entrada. ¡Tiene nada menos que cuatro años! La he leído muy atentamente. Una crítica muy buena. Haces mención a algo que es fundamental en la película: el blanco y negro. A mí, más que a Hitchcock, Vadja me recuerda aquí a Fritz Lang. Inevitablemente hay que citar a esa otra maravilla de película que es "M"

    Gert Fröbe está impresionante. Consigue que su personaje nos produzca repulsión y al mismo tiempo, lástima.

    Ya he aprendido a usar el buscador de películas de tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Vi la versión de Jack Nicholson para una clase de psicopatología y buscando datos en la red di con que era un remake... no conozco la original, pero la que ví me dejó impactada...

    ResponderEliminar
  28. Marianita, Es mucho más impactante la película española. No te la pierdas.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hola amigos la verdad que el blog esta fantastico, y sobre esta peli, vi la de nicholson y la verdad no me impresiono, ya que hace algunos años vi una de las otras dos versiones que se mencionan en varios lados y no puedo conseguir mas datos, si alguien me tira una data agradecida !!!!! muchas gracias

    ResponderEliminar
  30. la música en un blog es una HORTERADA.
    no conozco a NADIE que navegue sin escuchar su propia música.
    por alguna razón aunque intento pararla mientras leo tu artículo, insiste en ponerese en marcha una y otra vez. con lo cual, ya no leo más, me está sacando de quicio, hasta otra.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo ¿sabes que tienes toda la razón? Me pensaré lo de quitarla. Pero, hasta ahora, todos los comentarios al respecto han sido a favor. Seguramente muchos lectores, aquellos a los que no les gustara, se han limitado o a soportarla, a pararla o, como tú, a largarse. Me lo pensaré...
    Gracias por opinar.

    ResponderEliminar
  32. Nacho:Yo tengo 12 y me encanta esta obra maestra del cine europeo,de Ladislao Vajda tambien he visto ´Marcelino pan y vino´.

    ResponderEliminar